gracia iglesias

Vive en una casita junto a un bosque, en un pueblo llamado Chiloeches, y no se le ocurre un lugar más apropiado para alguien que tiene la cabeza llena de pájaros y se ha pasado la vida narrando historias de una u otra manera. Ya de niña era “muy parlanchina” –según decían sus maestras– pero ¡es que había tantas cosas que contar! También le encantaba escribir (incluso cuando solo sabía las vocales, que enlazaba entre garabatos) y desde entonces hasta ahora no ha parado de hacerlo (lo de escribir, no lo de los garabatos): poemas, artículos de prensa, críticas de arte y un montón de cuentos suyos se han publicado en libros de España, Inglaterra, México y Japón. Por el camino ha ganado algunos premios como el Gloria Fuertes o el Fundación Miguel Hernández de poesía y el Luna de Aire de poesía para niños entre otros, y ha quedado finalista  y seleccionada en varios más. Pero lo que más le gusta en el mundo es escribir para niñas y niños, a los que ha dedicado hasta ahora dieciséis álbumes ilustrados, una novela, un libro de poesía y más de un centenar de cuentos, pequeñas obras de teatro y poemas para primeros lectores incluidos en métodos didácticos. Por una mosca de nada es su primera obra publicada en Canica Books.